DALLAS: BIGGEST IS ALWAYS BETTER

Yo lo tengo claro… la gran experiencia de los viajes, para mí, no es ir o haber estado “aquí” o “allí”, son el camino… las anécdotas, son las gentes que encuentras… es todo lo que ocurre mientras llegas de “x” a “y”. Y una vez pasada la locura del miedo al cambio, de la infinidad de papeleo, la búsqueda de inmueble, la compra de un siempre imprescindible vehículo y una vez que te instalas en el trabajo, llega la hora de descubrir la ciudad. Te espera ante ti la ciudad más poblada del estado de Texas (que es dos veces y medio España), la cuarta más grande de los EEUU y con una economía brutal fruto del cultivo del algodón, del petróleo y paso obligado camino del oeste.


En principio todo asusta un poco, pero una vez ubicados todo es cuestión de dejarse llevar, y qué menos de la mano de lugareños que te van abriendo paso y mostrándote lo mejor de cada rincón.


Lo primero que llama la atención de la ciudad es su impresionante “skyline”, también conocido como el “downtown” de la ciudad. Algunos de los edificios que datan del s.XIX y XX tienen más de 200 metros de estilo moderno y post-moderno. No nos extraña que esté luchando por ser la ciudad con las mejores vistas de rascacielos de los EEUU. Imprescindible subir a Reunion Tower (la bola) de donde disfrutaremos de vistas panorámicas incomparables, tanto de día como de noche para cenar mientras giras 360º.


Seguidamente, el nombre de Dallas nos lleva a pensar a la mítica serie, que más tarde haré referencia, y al a asesinato del presidente Kennedy. Una visita obligada es Elm Street, donde nos encontraremos dos cruces en la carretera las cuales se corresponden a los dos disparos que sufrió el Presidente el 22 de noviembre de 1963. Seguidamente también podemos visitar The Sixth Floor Museum, un museo dedicado a la vida de J.F.Kennedy y en cuya planta se supone que estaba muy bien camuflado su asesino.


La cultura del cowboy se palpa en el aire. Y aunque es un mito que todo el mundo va vestido de cowboy y que portan armas, no es siempre así, pero si que es cierto que tanto las botas como los sombreros están a la orden del día y no es muy descabellado ver a personas, tanto mujeres como varones, ataviados con sus botas, su cinturón y su sombrero, sobre todo en los infernales días de verano. También es obligado ir con botas a bailar country, así como tomar un margarita y escuchar música en vivo como en Red River.




La comida “típica” es la Tex-Mex, que es una mezcla de texano y mexicano. Se caracteriza por ser muy picante y siguiendo el modelo del lema texano: todo a lo grande. Lo más popular son los tacos, los burritos, los hot-dogs y como no, las siempre recurridas hamburguesas acompañadas de refresco y patatas. Pero he de mencionar que Dallas es la ciudad con más restaurantes por metro cuadrado de EEUU, y es por ello que encontramos una basta variedad de los mismos y de todas las nacionalidades, como por ejemplo tailandés, hawaiano, español, vietnamita, restaurantes vegetarianos y veganos y una infinidad de hamburgueserías y de cadenas de comida rápida. La más conocida por ser texana es Wendy´s.




Si lo que nos gustan son los deportes, podremos disfrutar del mítico partido de fútbol americano. Los equipos de las ciudades tanto estatales como locales se juegan la liga cada sábado y no menos importante son los equipos universitarios de dónde salen sus mejores jugadores, este este caso para los Dallas Cowboys. También podemos acercarnos al American Airlines Stadium donde los Mavericks de la NBA juegan basket y disfrutar de un buen show con cheerleaders, concursos y bailes al más puro estilo americano. Los Texas Rangers juegan baseball donde un hotdog con bien de ketchup y de jalapeño siempre “picoso" nos espera. Y por último el equipo de los Dallas Ducks jugando hockey sobre hielo no nos impedirán aburrirnos.


Para tener una tarde diferente podemos ir a Fort-Worth. Es una ciudad a unos 45 minutos de Dallas que forma parte del metroplex debido al gran crecimiento tanto económico como ciudadano, y que también es muy conocida por su cultura al más puro estilo western. Allí podremos visitar una fiel réplica de lo que fueron las puertas hacia al oeste. Lo que más se conoce son los llamados stockyards (los establos) con un olor al viejo oeste culminado con un rodeo texano donde no faltan las vacas, el himno americano, las cervezas, las banderas, los sombreros, cinturones y botas. El cowboy más conocido de la zona es Tex-Mex, que es el icono de la gran feria de Texas, celebrada en Dallas, la feria estatal más grande y más extensa de EEUU.




Como bien he mencionado anteriormente, no podría dejar de mencionar la mítica serie de gran seguimiento en los años 80 de “Dallas”. Esta producción se llevó a cabo en un rancho a las afueras de la ciudad en Parker a unos 40km. La verdad es que para los americanos no es un lugar de visita, pero sí lo es para turistas europeos y en especial para los españoles. Se trata de un rancho conocido como “Southfork Ranch” el cual fue comprado por la productora para la grabación de interiores. Así pues, se puede visitar la casa y las estancias por donde se movía JR y toda su familia.



Y para finalizar con mi humilde opinión, creo que Dallas es una ciudad desconocida por el turista europeo. No obstante, muchos bikers al realizar la archiconocida ruta 66, se desvían unas millas para no obviar una ciudad llena de vida. Sin duda, una opción excepcional que dejará al visitante con un agradable sabor de boca.



God Bless Texas man!


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

CEPA Castillo de Consuegra

CFGS Guía, Información y Asistencia Turística

Carretera de Urda, s/n. 45700, Consuegra (Toledo)

Telf: 925480612

e-mail: 45004880.cea@edu.jccm.es

 

  • facebook

Creado con Wix.com